viernes, 23 de junio de 2017

De la A a la Z: G

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que muy bien <3 Retomo reto una vez más. Me había dicho que iba a ser constante pero acabo sepultado entre todas las otras publicaciones y fue una vez más, que lo traigo porque lo vi en otro blog —viva los recordatorios mediante blogs (?)—. Esta vez, en el blog de Cyn, El fantasma en el tintero, así que como quedamos casualmente con la misma letra, los invito a que pasen a ver sus recomendaciones.

¡Empecemos!

Película

Godzilla o Gojira —su nombre original—, creo que no necesita presentación el personaje y saga de películas y series. Este bicho gigantesco ha representado papeles de todo tipo, desde el malo malísimo, hasta el defensor del pueblo japonés —porque todo mundo sabe que una bestia gigante da para cambiarla de bando a cada rato (?)—. Si lo han conocido como yo con la serie de Hanna-Barbera donde hacía de protector de unos científicos que siempre eran atacados por monstruos gigantes, pero en las películas va por otro camino. Si no me equivoco, en la última es cuando destruye todo Japón y lo encubren con una desastre nuclear, un campo de pruebas y esas cosas —ya saben cuando vean las noticias, es Godzilla (?)—.


Libro

Gracias por el fuego de Mario Benedetti, es una obra sublime. Es la historia de las frustraciones, personales, grupales, nacionales. Un conjunto de frustraciones que van llevando a los personajes a hacer todo lo que hacen. Por supuesto, de la prosa de Benedetti es infantable, sin contar que en ella plasma su bella poesía Corazón coraza, una de mis favoritas de él.

Personaje

Grave de Gungrave, uno de mis personajes favoritos del anime después de Kugashira Bunji <3 trata la historia de unos chicos que viven en una ciudad en decadencia, y a lo largo de su vida, para sobrevivir en esas zonas peligrosas, acabaran uniéndose a la organización criminal más grande de todas: Millenium. Brandon Heat, al ser buenos con las armas y tener una puntería de los dioses, acabará subiendo escalones rápidamente por esto y Harry, que es un as en las estrategias, terminará acaparando la simpatía de Big Daddy y llevando a Brandon consigo a la cima. Pero Brandon acabará muriendo en manos de Harry. Es cuando su cuerpo será reanimado por la ciencia del Dr. Tokioka, volviendo de la muerte para detener a Harry y salvarlo de sí mismo. El final es sublime y está basado en un videojuego que tiene una muy buena secuela.


Canción

Gesshoku de BUCK TICK. Aunque la versión que hizo del Fish Tanker del 2006 es increíble, yo creo que se lució en 13 floor with Diana del año anterior. Especialmente, con ese ambiente gótico que tenía en el escenario. Me gustó mucho esa puesta en escena sin contar que las velas fueron un toque de lujo. Sakurai sabe usar muy bien todo lo que tiene a mano a la hora de hacer sus recitales <3


Serie

¡Oh, sufrí muchísimo aquí! Que no me terminaba de decidir entre Gangsta o Gantz. Los dos tienen una trama brutal, que engancha enseguida. Pero como Gantz tiene más adaptaciones, acabé eligiendo a éste. 

Gantz es una obra maestra, aunque aun me falta completar el manga que no he conseguido un par de tomos >.< pero en cuanto estén en mi poder, les traeré una entrada más completa. Nos cuenta la historia de Kato y Kei, quienes por salvar a un borracho que cae en las vias del subte, acaban muriendo. Apenas se dan cuenta, aparecen en una habitación con otras personas y una gran esfera negra llamada Gantz. Esta les irá dando misiones para ir sumando puntos, en las que deberán arriesgar su vida para matar a extraterrestres y otros seres, todo esto, sucediendo en una realidad alterna, donde pueden pasar frente a las personas comunes, pero no los notan, como si realmente estuvieran muertos. Si consiguen cumplir con los objetivos puestos, podrán recuperar su vida.



Y hasta aquí llegan mis recomendaciones. A ver si me pongo las pilas y lo sigo de manera más regular. Por lo pronto, los dejo con esto.

¡Se cuidan!

Bye!
Leer más...

miércoles, 21 de junio de 2017

Relato juevero: Tentaciones

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Me voy reintegrando un poquito a las convocatorias jueveras que las he tenido un poco abandonadas por mi falta de organización, de tiempo y demases >.< aunque la semana pasada iba a participar, pero me excedí en la extensión y pasó, pues, no lo reducí al texto al final :,D Esta semana, espero andar mejor (?).

Nos toca hablar de tentaciones, de caer en ellas o evitarlas y nuestra coordinadora es Leonor, por si aun no han visto la propuesta y tienen ánimos para sumarse o leer a los demás participantes, los invito a que pasen por aquí.




Tentaciones

Estaba al borde del precipicio. Miraba hacia abajo y se arrepentía de haber subido ¡era una locura la altura a la que estaba! Se aferró con fuerza cuando resbaló y balbuceó algo inentendible intentando mantenerse en su camino hacia arriba, poniendo todas sus fuerzas en ello.

Una vez logró estabilizarse, estiró el cuello hacia arriba intentando ver la cima de esa manera. Estaba cerca, podía sentirlo, podía verlo ¡hasta el aire era distinto allá arriba! El aroma dulce de la victoria llegaba hasta él. Se aferró a su objetivo hasta el final e hizo un último esfuerzo, sintiendo el suelo bajo él y corriendo hacia la montaña de galletas recién horneadas. Él, agarró la que estaba debajo de todas, en la base, provocando un derrumbe que lo hizo correr con la galleta en el pico al grito de ¡mamá!; subiéndose hasta la manija del horno eléctrico de la mesada, viendo el desastre que acababa de generar en tan sólo un instante. Tomó la galleta con la pata y comenzó a comer con toda tranquilidad, juntando las miguitas que caían al borde de la manija.

Casi había caído varias veces por la manta por la que había trepado, pero había valido la pena al llegar al final. Al menos, hasta que llegara su dueña y viera el desastre que había hecho el lorito. Pero había valido la pena.




Basado en una historia real (?) o algo así. Fue un día que hice galletas y mi loro estaba ansioso por comer, que se la paso imitando el ruido de la cacerola —lo hace cuando quiere algo—. Lo dejé en el aro y cuando volví a la cocina, lo vi colgado del mantel de la mesada en donde estaban las galletas, luchando por subir hasta arriba —pues, no sabe volar, es demasiado cobarde para aprender, así que se trepa a todos lados, no importa cómo, se las ingenia—. Se debe haber quemado, porque las galletas estaban recién salidas del horno, pero no hubo fuerza humana que lo hiciera dejarla. Quedó satisfecho al menos.

Espero les haya gustado.

¡Se cuidan!

Bye!
Leer más...

lunes, 19 de junio de 2017

La flor cadáver

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que de maravillas. Mi vida sigue siendo un lío que aun anda muy patas para arriba, pero de un modo más tranquilo. Mi mamá ya está en casa, está bien, algo adolorida por la operación y porque justo nos ha tocado una ola de frío horrible >.< y como saben, con estas cosas, los lastimados se sienten mucho peor que en un día normal. Aunque mi padre anda un poco mal, que cuando salió de la operación se quedó en la habitación cuando la enfermera le curaba las heridas y como que fue un momento donde parecía que había que asistirlo a él más que a mi madre, pues, quedó pálido —y eso que él tiene piel trigueña, se imaginan como andaba (?)—, como que no esperaba verlo tan reciente.

Aunque mi madre no se queda quieta y anda de aquí para allá por la casa. Ayer fui a la farmacia a comprarle los calmantes —que sólo le quedaba una ampolla—, la dejé durmiendo pero cuando llegué, estaba en el sofá de la sala. Anda demasiado inquieta cuando tiene que hacer reposo, que es descuidarse y ver que está levantada y eso que hasta le dejé cargado el celular y la tableta, cosa de que ni si quiera grite, me haga sonar el celular nomás cuando quiera algo y mi padre no esté e igual, es demasiado hiperactiva, cosa de que uno ande vigilándola a cada rato, para mejor, tiene a Oliver, su perro, que la sigue a todos lados, que la ve caminar despacito y él aminora el paso para ir a la par de ella.


Les traigo un cuento un poco grotesco. La verdad, lo había pensado para la convocatoria juevera de la semana pasada, pero me entusiasmé con él, me excedí en extensión y mis personajes se dejaron llevar (?). Es bastante bruto que he retomado la historia de mis dos caníbales y bueno, como dije, se fue de manos y me ha salido algo bastante fuerte, pero me gusta mucho el resultado final, que esa personalidad de ambos que va entre el sadismo, el masoquismo y el placer me gusta mucho. Sí, es retorcido, pero ¿qué más da? Tampoco iba a censurar a los pobres muchachos (?).

Espero ir organizándome un poco ya hasta fin de mes. Por ahora, los dejo con esto.


La flor cadáver



—Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos— recitó en tu oído con sus manos embebidas en sangre que se iban deslizando por tu cabello dejándote una sensación extraña en el cuerpo.

El deseo de lamer sus dedos se apoderó de tu cuerpo y obedeciste al impulso que se apoderaba de tu lengua, limpiándolos hasta que el sabor de tu saliva había quedado conjugado con el de la sangre.

Todo fue culpa de Chou, Seti, Tahiel, Ian, Dake, Aetz y Keu. Era culpa de esos siete que compartían el mismo cuerpo y se iban turnando para decirte qué hacer; para moldearte; para enseñarte; para hacerte florecer. Como la flor del loto, tardaría, llevaría más tiempo del que sus manos blancas y pesadas fueran capaces de soportar, pero, valdría la pena ver como del capullo inocente que eras cuando te encontró, te convertiste en el hombre del que se enamoró. Quizás, sea más fácil decir que te convertiste en el hombre que siempre soñó. O soñaron, que fuiste creado por siete personas diferente. Siete deseos hecho uno sólo. Piensa en el loto. O mejor, piensa en la flor cadáver. Irradias esencia a muerte, pero aun así, eres capaz de atraer a tu victima a ti para alimentarte. Sí, eres como esa flor, pútrida, pero perfecta.

Deberías dudar incluso, de que el color azul de tu cabello haya sido tuyo antes de ellos, te amoldaron y educaron de acuerdo a sus gustos. Y tú eras un cascarón vacío que se dejó llenar. Pero estabas roto desde antes, por eso, el conocimiento vertido en ti fue tan natural como necesario: era una parte de ti que no conocías.

—Invoca a tus bestias y deja que yo las maneje— te ordenó él.

Se veía como siempre. Nunca supiste el momento en que aprendiste a diferenciarlos a todos, pero sabías el momento exacto en que hacían el cambio y podías dejarte llevar por ellos como si fueras una marioneta entre sus dedos malditos.

Quien estaba ahora al frente era Tahiel. Te cortaste la palma de la mano e hiciste el rito de invocación como debías: tres en total. Les diste la orden y fueron a su lado.

El cabello le cayó sobre la frente a Tahiel cuando se puso de cuclillas a hablarles suavemente. Casi parecía un ángel de esa forma, tranquilo, brillante, como si fuera a levantar vuelo al cielo de un momento a otro. Sus labios se movían articulando cada sílaba a la perfección, tal era así que podría deletrear perfectamente qué es lo que estaba diciendo sin necesidad de sentir el sonido armónico de su voz.

¿Recuerdas lo que dijo Ian alguna vez? Cuando te leía el Quijote después de la cena “Aún entre los demonios hay unos peores que otros, y entre muchos malos hombres suele haber alguno bueno” ¡Que cita magnífica! ¿No lo crees? Aún en tu mente se repiten las mismas palabras cuando la recuerdas:

—Yo me dejé encontrar por el mejor de todos. Humano o demonio, eres magnifico— te repetías una y otra vez cuando lo mirabas y te detenías a verlo al detalle, como si pudieras atravesar sus entrañas con la mirada. Bañarte en su sangre era uno de tus deseos más sublimes. Dejar que te recorra y se incruste en cada uno de tus poros, absorbiéndola para así, volverte uno sólo con él, porque el sexo, el amor, la comida, nada de eso alcanza. Nada. Necesitas más. Mucho más.

—Juguemos, Mudai— sentenció Tahiel y te echó al suelo. Tu corazón latía a mil por hora, repiqueteando tan fuerte en tu pecho que podría fácilmente romper tus costillas por sus latidos.

Tahiel te ata las manos, una a cada pata de la mesa de la cocina, te muerde el brazo izquierdo hasta que sangra, relamiéndose los labios, usando tu sangre para hacer un dibujo en tu cuerpo. Te duele, pero te gusta. Disfrutas cada vez que hace cosas como esas. Disfrutas la locura que se refleja en su mirada, sus ojos que te dicen sin hablar, que si eso te ha gustado, lo que viene te va a gustar más. Y es cuando chasquea los dedos y manda a la bestia a que muerda tu pierna. Sus dientes se clavan tan profundo en ti que gritas, no sabes si es de la emoción, el dolor o la felicidad.

Pero aunque a Tahiel le encanta escuchar como te lamentas, aprieta tu mandíbula y te besa. Es brusco, es torpe, es extremadamente sádico. Sus labios te aprietan como si fueran a deshacerse de los tuyos y casi lo hacen cuando te muerde, y bebe el líquido que brota de ti.

—Un manjar— dice con los labios sucios de tu sangre y es cuando lo ves así que se te hace agua la boca y tienes el imperioso deseo de que te bese de nuevo, que encuentre otro de tus límites que aun no conoces.

—Cúbrete, cúbrete con mi sangre— le suplicas cuando él te mete la mano en los pantalones. Si no puedes cumplir tu deseo, que lo cumpla él, que serás igual de feliz de verlo magistralmente cubierto de ti —hazlo— gimes cuando clava las uñas en tus testículos hasta que te los perfora. Te retuerces de gozo y dolor, sintiendo tus pantalones húmedos por la sangre y tus propios fluidos. ¿Puedes pensar en algo mejor que eso?

Él se ríe y te responde con la mirada: tus deseos son órdenes. Es cuando toma el pica hielo y te abre el pecho. Aún no sabes si eres capaz de morir. Curiosos los ocho lo han probado, han atravesado tu corazón, te han ahogado, asfixiado, han extirpado tus órganos y nada. Lo único que no han probado ha sido cortarte la cabeza, Ian teme que, si eres como otros demonios, mueras, por lo que su límite está ahí. Pero quizás, ni si quiera logres morir de esa manera ¿No te ha dicho Chou que la hierba mala no perece? 

—Ojalá sea así— piensas mientras los tendones de tu pierna son arrancados a cuajo y Tahiel sigue divirtiéndose con tus costillas —si la hierba mala no muere, ustedes nunca se irán— sigues pensando abriendo los ojos para ver la mirada de gozo de Tahiel.

¡Ah, qué bello! Piensas al ver su rostro y pecho cubierto de sangre. Quieres tocarlo, morderlo, quieres restregar tus heridas en su cuerpo y que se funda en ti. ¡Ah, qué maravilla es cuando te abraza! Con la piel en carne viva puedes sentirlo mucho mejor, mucho mejor. Es como si tus músculos, venas y huesos fueran a arder por causa de él ¿cómo alguien puede hacerte sentir tan maravillosamente con tan poco? Si, clava ahí el pica hielo, un poco más abajo, perfora el pulmón y deja que te asfixies. No hay nada más divertido que ver tu expresión al intentar respirar y no poder hacerlo. Sólo un poco más. Ahí, sí, justo ahí, cuando tus labios están destrozados y se amoratan más, es cuando él te abre la boca con sus dientes. 

Y el final llega.



Para la noche estás completo. Has dormido bien después de esa sesión de juegos. Te pones de pie, tu cuerpo se ha regenerado por completo, estás listo para jugar de nuevo. Pero está Chou ahora, dice que ha hecho de ti una exquisita cena y quiere que la disfruten juntos. Jamás te has rehusado y jamás te vas a rehusar a ello. Estás completamente loco por los siete.

Te sientas a comer, tomas el cuchillo y el tenedor y cortas la carne. Cada célula puede saborearse en tu boca. Es perfecto, puedes finalmente decir, que tú en sus manos, eres delicioso.

Levantas la vista de tu plato y ves a Chou. Ian. Tahiel. Keu. Seti. Aetz. Dake ¿Quién de todos ellos será el próximo en aparecer? Tu corazón salta de la emoción, bombea tan rápido como si hubiera una emergencia en tu cuerpo. Estás ansioso, quieres saber, lo necesitas… pero no lo demuestras, sea quién sea, siempre, siempre vas a sonreír y seguirlo a donde sea.





Y hasta aquí llega. Como tengo algunos cuentos que son continuados de estos personajes, ya iré haciendo un índice. Por si quieren saber más, los dejo con Siete vidas de un canibal y El corazón servido

Para los que no la conozcan, la flor cadáver es una planta carnívora que segrega olor a carne podrida para atraer a los insectos que pongan huevos en ella y alimentarse de esa manera. Es una de las flores más grandes del mundo y es conocida por el olor fétido que tiene. Se las presento:


Espero les haya gustado. O se hayan horrorizado (?) O ambas (?).

¡Un abrazo! ¡Se cuidan!

Bye!
Leer más...